Amateurs develan el misterio Romanov

Amateurs develan el misterio Romanov

Descubren los dos cuerpos que faltaban de la tumba de la familia del último zar de Rusia

Restos del príncipe Aleksei y de una de sus hermanas se hallaron cerca de la fosa donde se encontraron los restos de Nicolás II en 1991.



ten1.jpg 

Los verdugos enterraron a dos de los niños en otro sitio para confundir a los partidarios realistas.

 Foto: Archivo

En las afueras de este centro industrial, cerca de un camino como cualquiera, en un terreno de nada —aquí se desenvolvió el acto final de uno de los actos más portentosos del siglo pasado.

A poco camino a través de un claro en el bosque, hacia un grupo de abedules, los asesinos depositaron los cuerpos de sus víctimas, que habían sido mutilados, quemados y empapados en ácido para ocultar sus orígenes. Pasarían 73 años para que, en 1991, las osamentas fueran reclamadas y el anuncio sonara: se había encontrado la tumba del último zar de Rusia, Nicolás II, y su familia.

Pero la historia no termina ahí.

Se supone que 11 personas fueron asesinadas ese día en julio de 1918, bajo órdenes de Lenin. Sólo nueve juegos de osamentas fueron excavados en este lugar y después autentificados usando ADN. Faltaban los restos del hijo del zar, Aleksei, y de una hija, cuya identidad todavía no queda del todo clara, ¿Estaban sus cuerpos en algún otro lugar, o podría ser que ellos habían escapado a la ejecución, como dijeron los rumores por tanto tiempo?

Apenas en los últimos pocos meses se han respondido aquí estas preguntas que datan de la Revolución Rusa, y solamente por un grupo de investigadores aficionados que pasaron sus fines de semana trabajando el caso. 

De hecho, parece ser que las pistas sobre lo que le pasó a esos niños estuvieron siempre ahí, esperando ser encontradas. Todo lo que se necesitaba era oír con atención a las voces alardeantes de los asesinos. 

Sus recuentos están en reportes secretos de la era soviética, uno de los cuales dio la pista más tentadora: una sola frase en la memoria del verdugo principal que parecía sugerir donde se depositaron los dos cuerpos faltantes. 

“Todos ellos querían dejar una huella en la historia, porque consideraban que esto era una hazaña heroica”, dijo Vitaly Shitov, que vive en el área y revisó el testimonio para buscar los cuerpos. “Querían promover su papel”.

Siguiendo ese fantasma de una pista este verano, Shitov y otros investigadores amateur fueron a donde los otros cuerpos se habían hallado -y siguieron caminando. Lejos del camino, a unos 65 metros de la primera fosa está un área ligeramente elevada entre los árboles.

Ahí es donde aparentemente los cuerpos de Aleksei, de 13 años, y su hermana fueron depositados.

Los aficionados encontraron los huesos, muchos chamuscados, esparcidos entre balas y trozos de los frascos de ácido que se usaron para desfigurar los cuerpos. Estos fragmentos se parecían a los de la primera tumba.

Resulta que durante todos los años desde el primer descubrimiento, mientras la gente peregrinaba al lugar y se preguntaba qué había pasado con Aleksei y su hermana, sus restos estaban a unos cuantos pasos de distancia.


imajhbvjkgen-1.png

Si, como se espera, los resultados de ADN en las dos osamentas sean conclusivos, podrían acabar todas las dudas que han surgido en Rusia y en todo el mundo sobre qué le ocurrió a la familia real rusa.

Tras años de investigación por parte de rusos y extranjeros, Shitov y sus colegas decidieron escrutar una declaración del verdugo principal, Yakov Yurovsky, en los archivos. 

Yurovsky contó como había separado dos cuerpos, esperando confundir a los realistas que podrían venir luego, buscando 11 cuerpos, no nueve.

Pero, ¿qué tan separados? Los investigadores aficionados se concentraron en una frase que usó Yurovsky para describir los eventos de la segunda tumba. La frase rusa “Tut zhe”, puede significar “cerca” “justo ahí” o “ahora mismo”. Frecuentemente se le interpretó como indicación de que la segunda tumba estaba al lado de la primera. 


Pero surgió otra idea. Por el contexto, los expertos se preguntaron si Yurovsky quiso decir que la tumba estaba cerca, pero no mucho, de la primera. También asumieron que para quemar los cuerpos, Yurovsky necesitó un área lejos del suelo mojado cerca del camino.

En los fines de semana del verano, empezaron a buscar lejos de la primera tumba y el camino, y primero encontraron los restos de la fogata que aparentemente usaron para quemar los cuerpos.

Sergei Pogorelov, un arqueólogo que fue llamado para vigilar el trabajo, dijo que se recuperaron unos 15 fragmentos de hueso intacto, y más de 40 quemados.

Pogorelov espera que la metódica investigación arqueológica apacigüe a los escépticos, que dudan que estos cuerpos sean la familia Romanov. 

Anastasia

Científicos en Rusia y Estados Unidos están examinando a fondo los nuevos hallazgos.

La osamenta femenina, de la hermana del heredero del zar, parece ser Maria, de 19 años, aunque esto no es del todo seguro.

Por mucho tiempo, expertos y aficionados conjeturaban que la hermana que faltaba de la fosa era Anastasia, de 17 años, teoría que alimentó la creencia, enormemente popular, de que ella había sobrevivido.

Una mujer de nombre Anna Anderson fue una de las muchas que afirmaban ser Anastasia y haber sobrevivido a la matanza de su familia. La contradijo una prueba de ADN mitocondrial, que estableció que no era pariente de los descendientes de la abuela materna de la princesa.

 

 

 

Yekaterinburg, Rusia/Clifford J. Levy/New York Times



Anuncios

~ por misteriosdesconocidos en noviembre 28, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: